sábado, julio 08, 2017

una historia sobre la ambición

Suelo llegar tarde a las series, del mismo modo a las películas, y aunque no se crea, también a los libros. No me gusta, pues, la fiebre por la novedad, menos por presentarla sin antes no tener una idea reposada de lo que pienso decir, si en caso me animo a decir algo de algunas de estas novedades.
Pese a su irregularidad narrativa, a lo laxo e inverosímil que puede resultar en ciertos capítulos, la serie House of Cards se justifica en su esencia narrativa: el viaje hacia las bajas pulsiones por proteger y ostentar el poder político conseguido por los Underwood. Estas inmersiones por los caminos de la ambición son las bases que han mantenido a la serie en sus mejores momentos y en los menos logrados, o en temporadas, como la última recién estrenada, que tienen lo peor y lo mejor del proyecto de la serie. Sobre la quinta temporada, vengo leyendo y escuchando sentencias por demás injustas, como si se hubiese esperado la continuación de la contundencia vista en la cuarta temporada, en especial en los últimos episodios de esta. 
Lo que esperaba no era una continuidad de la contundencia, solamente la no traición de su ánimo nervioso, que llega a buen puerto como historia, mostrando en el proceso su carne y a la vez su hueso. Por ello, cada vez estoy más seguro de que House of Cards no será una obra maestra en la tradición de las series, pero sí una de las más vistas, mucho más que algunas obras maestras de esta tradición. No debería sorprender: se nos cuenta una historia sobre la ambición.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal